TEMA

Prisionero (VIRGINIA FERREYRA)

¿Te gusta esta canción?

Redes sociales de la banda

¿Cómo y cuándo surgió la idea de ser cantante?

Siempre fue una posibilidad, desde que nací, porque mi padre es músico y esa fue, desde que tengo memoria, la profesión de la casa. Desde chica, él me abrió sus escenarios y pude empezar a vivir de primera mano todo lo que implica hacer música. Sin embargo, fue alrededor de los 15 o 16 años que me di cuenta de que no me interesaba ninguna otra cosa, al ver la película de Led Zeppelin “The song remains the same”. Ahí sentí que no iba a haber ninguna otra cosa que me llenara de la misma manera que hacer música, de modo que empecé a proyectar un futuro en base a una actividad que, en una primera instancia, fue un divertimento.

¿Cómo definiríais el estilo de tus canciones?

Mis mayores influencias, como oyente, son y siempre fueron las grandes bandas de rock y folk internacionales de los 60, 70 u 80. Mis canciones reflejan un poco esas influencias, también trato de tomar los elementos (de cualquier canción en general) que más me gustan y adaptarlos a mi estilo personal, a mi voz y a lo que yo disfruto interpretar sobre el escenario. Si hay que ponerle una etiqueta, sería una suerte de folk-rock y rhythm & blues.

¿Habías participado anteriormente en otras agrupaciones?

No, siempre que subí junto a otros artistas fue en calidad de invitada para un par de temas. Mi proyecto solista actual es el único que tuve.

¿Qué te gustaría transmitir con tu música?

Para mí, la música es energía pura. Vibraciones que el oído percibe y que, según mi opinión, deben provocar sensaciones agradables y positivas en quien las recibe. Ese es el objetivo que yo percibo cuando grabo mis temas en un estudio o cuando estoy arriba de un escenario: que la gente disfrute tanto como lo hago yo con mi música y que se vayan con la sensación de haber pasado un buen momento.

¿Cuáles son tus principales referencias musicales?

Mis mayores influencias vienen del rock internacional, como mencionaba previamente. Les Zeppelin, los Beatles, Paul McCartney en todas sus etapas, Joni Mitchell, Tina Turnes, Deep Purple, Judas Priest. Esas son las bandas que, pasan los años, y sigo eligiendo escuchar. Aún así, yo creo que las referencias musicales se extienden a TODA la música que uno escucha, ya sea porque uno elige tomar elementos de ella o descartarlos. Todo lo que escuchamos es una gran fuente de aprendizaje.

¿Cuál diríais que ha sido tu evolución hasta llegar a lo que hoy compones? ¿Has pasado por diferentes estilos, etapas, decisiones importantes?

Sí, yo creo que en cualquier proceso hay aprendizaje, errores, cambios de dirección. Es natural y predecible que suceda, en el mejor de los casos, significa que hubo un crecimiento. Mi estilo de composición, mis letras y la estructura de mis canciones ha ido variando en estos años que llevo componiendo, pero de todas maneras, me parece a mí que hay una identidad personal que persiste. Eso es algo que me gusta, porque significa que hay una serie de rasgos que se están arraigando y que me definen y van a definir siempre.

¿Cuál es tu canción favorita?

¡Jaja! Eso es imposible de contestar… Por un lado, me suele pasar de obsesionarme con una canción por varios días y escucharla en loop sin parar. Eso me pasa todo el tiempo. Si tuviera que decirte un tema que pasan los años y sigo eligiendo escuchar, te diría Stairway to Heaven, pero bueno… Tengo una debilidad con Led Zeppelin.

¿Quiénes te acompañan en este proceso?

Esa es, para mí la mayor suerte que tengo: un grupo de personas que trabajan intensamente para que este proyecto vaya para adelante y crezca. Su compañía y apoyo es el motor que me impulsa a mí para adelante y que hace que todo sea más fácil y ameno para mí. Desde Gabriela Gerpe, mi manager, que es una locomotora de trabajo, hasta mi banda (Matías Topini en batería, Diego Cayuela en una segunda guitarra y Tomás Silva en el bajo), con quienes disfruto muchísimo trabajar, todos ellos le aportan a este proyecto mío una dosis de energía sin la cual no podría hacer ni la mitad de todo lo que estoy haciendo. Si bien toda la movida lleva mi nombre, cada show tiene detrás el trabajo de muchísima gente, a quienes les agradezco el aguante que me hacen.