TEMA

Romanza para Clarinete y Piano N°2 (JULIÁN CALOGGERO)

¿Te gusta esta canción?

¿Cómo y cuándo surgió la idea de ser pianista y compositor?
Desde mis inicios en la música tuve fuerte interés en el aspecto creativo, siempre quise ser compositor y crear mi propio estilo musical, mi propio mundo sonoro, y lograr emocionar con él al público. Para lograr este objetivo el piano es el instrumento más versátil para el manejo armónico, contrapuntistico y formal, y también  para profundizar aún más los recursos compositivos de los grandes autores de la música que imprimen desde siempre  notable influencia en mí.  Ser pianista y compositor son dos vocaciones estrechamente unidas y que se nutren mutuamente.
 
¿Cómo definirías el estilo de tus obras?
Creo que el estilo de un compositor académico consiste en una constante búsqueda personal, en una identidad.  Esa búsqueda puede demandar mucho tiempo y maduración, pero cuando uno responde a sus propias necesidades espirituales, expresivas y artísticas el proceso es ciertamente apasionante. Mi estilo musical se acerca bastante a un romanticismo “medio – tardío” con ciertos pasajes impresionistas y post-románticos.
¿Habías participado anteriormente en otras agrupaciones?
Si, he realizado conciertos en importantes salas de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina tanto como intérprete solista como en música de cámara junto a  destacados artistas, realizando obras propias y de diversos autores.
 
¿Qué te gustaría transmitir con tu música?
Siempre me interesó la idea de lograr emocionar con la música así como yo me emociono con las grandes obras ya compuestas. Ningún otro arte tiene tanto poder como la música para provocar profundas sensaciones, a veces contrastantes y variadas. Mi búsqueda de la Belleza precisa mucho de lo trascendental y de lo espiritual, y de lograr un arte equilibrado que abrace tanto lo solemne como lo lírico, lo delicado como lo apasionado. De vital importancia también es la claridad y la sencillez en la composición,  con ideas y motivos fácilmente reconocibles y un lenguaje musical que hable al corazón.
 
¿Cuáles son tus principales referencias musicales?
Mis referencias musicales parten esencialmente de Bach, Beethoven y Brahms. La estética wagneriana y la música de Liszt son una referencia vital e ineludible.
¿Cuál dirías que ha sido tu evolución hasta llegar a lo que hoy compones? ¿Has pasado por diferentes estilos, etapas, decisiones importantes?
Como compositor tengo una clara búsqueda de superación en cada nueva obra. Trato de evolucionar el lenguaje armónico y formal, y naturalmente, mejorar la técnica de la composición. Pero, tengo presente también el no descuidar mi propia identidad musical, el sello personal que busco a través de cada composición.
 
¿Cuál es tu obra favorita?
Difícil elegir una sola obra y dejar afuera tantas otras que me fascinan por igual. La 7ª Sinfonía de Bruckner es una obra que siempre redescubro y que no deja de fascinarme desde los primeros compases. Para mí, los primeros dos movimientos de esta sinfonía son de lo más glorioso del repertorio sinfónico académico.
 
¿Quiénes te acompañan en este proceso?
En el proceso de mi carrera artística me acompañan mi familia; mi Maestro en composición Ramiro Campodónico, gran influencia tanto en lo musical como en los valores intrínsecos del gran Arte; mi pareja, la cornista Marina Costales que siempre me acompaña y me brinda su apoyo; y mis amigos.
Me siento agradecido de poder hacer lo que me gusta y de haber conocido en este camino a tantas personas apasionadas como yo por el arte y la música.

Redes sociales de JULIÁN CALOGGERO