Investigadores de una universidad de Israel crean el primer corazón vivo con una impresora 3D

Los investigadores de la Universidad de Tel Aviv han logrado algo que parecía imposible: producir un corazón vivo que palpita usando tejido humano y una impresora 3D.

Este gran avance abre un nuevo camino para los trasplantes en el futuro, usando células y material genético del propio paciente se pretende disminuir el riesgo de rechazo.

El director de la investigación Tal Dvir, ha explicado que es la primera vez que se logra hacer un corazón con una impresora 3D con tejido humano de una persona.

Así mismo, es toda una hazaña que el corazón se encuentre completamente vivo y palpite; todo esto con una pequeña muestra del tejido graso del paciente, modificando ligeramente las células para convertirlas en células madre y posteriormente en células cardiacas y de vasos sanguíneos.

Después de todo, se procesan y sintetizan los biomateriales para transformarlos en “bio-tinta” que permite imprimir con las células.

El corazón tiene unos escasos 3 centímetros, que es el equivalente aproximado del tamaño del de un conejo o una rata. El director ha señalado que “aún es muy básico” y que ahora el reto es lograr madurar el corazón para que bombee.

“Las células se contraen, pero aún no bombean. Es necesario que madure para que comuniquen entre ellas y puedan contraerse a la vez. Una vez esto se logre, el próximo reto será desarrollar un corazón más grande, con muchas más células.”

Tal Dvir tiene esperanza en el proyecto, y calcula que en diez o quince años tal vez hayan impresoras 3D en los hospitales.

El estudio se ha publicado hoy en la revista Advanced Science y será pionero para la medicina del futuro, en donde los pacientes no tendrán que esperar para recibir su trasplante o tomar medicina de por vida para evitar el rechazo; pues serán impresos bajo demanda y serán personalizados para cada individuo.

0

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja un comentario