TEMA

Blanqueado (CAMILO A SECAS)

¿Te gusta esta canción?

¿Cómo y cuándo surgió la idea de ser cantante?

Siempre tuve una afinidad muy intensa con la música. Descubrí de niño que tenía un oído muy preciso y que podía interpretar con diversos instrumentos, melodías que escuchaba en la televisión o en la calle. A los 13 me regalaron mi primera guitarra y comencé a musicalizar todo lo que escribía. Así que ser cantante fue en realidad algo que fluyó, que me autoimpuse. Fue una necesidad musical, tenía que darle melodía a todo aquello que redactaba en mi cuaderno. Por personalidad, se me hacía más cómodo esconderme tras la guitarra, pero a medida que fui adquiriendo más confianza, fui trabajando mi voz y hoy en día disfruto mucho pararme sobre un escenario y cantar.

¿Cómo definiríais el estilo de tus canciones?

Trato ser ecléctrico a la hora de componer, no repetir la fórmula, no encasillarme en algún género musical. Tengo por supuesto más afinidad con algunos estilos, pero trato de ir evolucionando e incorporando elementos que me parecen interesantes. Soy muy cercano al folk, al pop, al rock, al post-punk. Pero al final del día, hago que los géneros musicales funcionen en virtud de mis canciones y no al revés. En relación a lo que escribo, funciono mucho con la nostalgia, me gusta pensar en lugares y en tiempos que no me pertenecen. Creo que el amor, la nostalgia, la melancolía o el optimismo son sentimientos maravillosos para crear una historia, porque en cierta forma todos los hemos vivido y por tanto, nos permiten encontrarnos en un punto común.

¿Habías participado anteriormente en otras agrupaciones?

Cuando era estudiante de universidad, participé en tres bandas como vocalista y guitarrista. Las dos primeras las creamos con mis amigos, pero no tuvimos éxito. Apenas compusimos un par de canciones jej. Con uno de mis amigos incluso toco hoy en día, es el bajista de mi proyecto actual. Y la tercera banda fue un grupo tributo de Rock Latino. Debía ser mil vocalistas en el escenario, ser Beto Cuevas, Gustavo Cerati, Charly García. Pero a la larga, terminé desencantándome, porque las ganas de generar algo propio y personal fueron mayores. Y ahí comencé a escribir mi propia historia.

¿Qué te gustaría transmitir con tu música?

Mi anhelo al momento de crear una canción es regalarla. Creo que cuando uno canta algo personal, uno lo hace al principio para desahogarse, pero después todo adquiere sentido si alguien más lo escucha. El artista no es un artista si no hay una audiencia que lo reconozca como tal. Creo que el fin último de mi arte es decirle a todo aquel que está allá afuera que no está solo, que no está sola. Ese es mi discurso principal, ese es mi mensaje. Decirles a las personas que ese vacío o esa avenida que están recorriendo hoy, yo también la recorrí alguna vez. Y que la felicidad es una decisión y una forma de enfrentar la vida, no una estación al final del viaje.

¿Cuáles son tus principales referencias musicales?

Muchísimas jeje. Uno de los principales referentes musicales que tengo es Beto Cuevas. Me gusta su estilo musical, su concepción del arte, su impronta en el escenario, su capacidad de riesgo, de reinventarse, de ser integral y explorar otras artes. También soy un fiel seguidor de la obra de Pedro Aznar, de Noel Gallagher, de Eduardo Gatti. Alucino con Slowdive, con Coldplay, con Silvio Rodríguez, con Motorhead, con Nach. Escucho de todo. Creo que la música es una sola y que todo converge en la interpretación, en cómo una canción te toca y te despierta nuevos sentidos.

¿Cuál diríais que ha sido tu evolución hasta llegar a lo que hoy compones? ¿Has pasado por diferentes estilos, etapas, decisiones importantes?

Claramente. Ha sido una evolución constante, la vida misma te va brindando inquietudes y desafíos. Siempre estoy imponiéndome nuevos retos, explorando nuevos géneros, nuevos sonidos, decir lo que aún no he dicho. Creo que la decisión más importante en mi carrera fue iniciar mi camino en solitario y publicar mi primer disco. Fue el punto de inflexión entre el sueño y la materialización del sueño mismo. Ahí quemamos una primera etapa. Una segunda etapa concluyó con la publicación del tercer disco “Los Galgos Agotan La Tristeza”, que es en realidad un disco en vivo. Representa el cierre de un ciclo, de un periodo cargadísimo de presentaciones musicales y de aciertos no solo a nivel artístico, sino también a nivel de audiencias. Y ahora estamos viviendo una tercera etapa, de volver a lo cálido, de volver a las bases, a explorar las letras de adolescencia. El disco nuevo a publicar en unos meses más lleva por título “Virgo” por lo mismo, porque representa un reencuentro con lo virgen, lo juvenil, con la esencia.

¿Cuál es tu canción favorita?

Es difícil determinar una canción favorita en todo este andar. Le tengo un cariño profundo a la gran mayoría de mis canciones. Me gusta por ejemplo “Una Calle Llamada Porvenir” por lo sencilla que es y por lo universal que es su mensaje. Me gusta “Blanqueado” porque tiene fuerza, porque me abrió mil puertas y aún me las sigue abriendo. Me gusta “Aquí y En Ningún Lugar” por el efecto que tiene en el público, se vuelve efusivo cuando la interpretamos en el escenario con la banda. Incluso amo profundamente canciones que no he publicado. “La Ausencia de mis Penas” es un ejemplo. Habla de mi novia, de la mujer que amo y define de forma sutil y directa este nuevo despertar, esta alegría que estoy viviendo a su lado. Pretendo incluirla como sencillo en “Virgo”.

¿Quiénes te acompañan en este proceso?

El buen Dios, la audiencia, mis queridos padres Dagoberto y Eliana y mi hermano Dago, quienes han creído en este proyecto desde su génesis y han estado físicamente y espiritualmente en todo este camino. También me acompaña mi banda, Alexis y Orlando, ambos músicos muy talentosos, además de excelentes personas. Y Verónica Dosangel, gran cantautora chilena, quien además es mi novia. Me apoya incondicionalmente y me invita a ver las cosas desde nuevas perspectivas. El amor es la respuesta decía John Lennon y cada día más, creo que el amor es el camino natural del éxito personal. Soy una persona llena de amor y la música es solo una excusa más para vivirlo y compartirlo. Lo demás que venga, bienvenido sea.